El Parque Natural de la Sierra de Irta se encuentra en la parte Norte de la provincia de Castellón y tiene una fachada litoral de 15 kilómetros de longitud. No es un Parque Natural con grandes alturas, ya que el Pico Campanelles, la máxima de ellas, registra solo 572 metros sobre el nivel del mar. La parte litoral está compuesta por una serie de acantilados y calas vírgenes, que mantienen un aspecto natural. A esto ha contribuido la poca explotación ganadera y agrícola que se ha registrado en ella. Esto ha permitido que mucha de la superficie de este Parque Natural haya permanecido inalterado a lo largo de los años.

El Parque Natural de la Sierra de Irta tiene una gran cantidad de senderos marcados, por lo que es una de las mejores opciones para realizar rutas de senderismo que ofrecen vistas espectaculares del Mar Mediterráneo y los acantilados que se abren frente a él. Estos forman parte también de la zona protegida, al igual que el agua que los baña y los fondos marinos, hasta los 10 metros de profundidad. La zona protegida es utilizada como caladero por la flota pesquera artesanal que tienen sus bases en los puertos de Peñíscola, Benicarló y Vinaròs, ya que utilizan sistemas de pesca que respetan la flora y fauna de la zona.

La fauna que se puede encontrar en el Parque Natural de la Sierra de Irta incluye a aves que también se pueden encontrar en lugares también protegidos como son las islas Columbretes, como la gaviota de Audouín, el cormorán moñudo, el paíño común o el halcón de Eleonor, lo que acredita la importancia de este espacio protegido.