Durante las vacaciones de verano hay mucho por conocer en la provincia de Castellón y desde Castellón Virtual queremos acercarte alguna de las excursiones que puedes hacer durante tu estancia en la provincia de Castellón. No solo encontrarás festivales de música, alguna de las mejores playas del país y una intensa vida nocturna, sino que también puedes conocer los espacios naturales y rincones curiosos de la provincia.

’Les Coves de Sant Josep’, en Vall d’Uixó

Imagina adentrarte en el interior de la montaña en una barca, navegando por el río subterráneo navegable más largo de Europa. Esto es posible en “les Coves de Sant Josep”, ubicadas en Vall d’Uixó. Un recorrido subterráneo en barca y andando por una cueva que se formó hace milenios y que se ha habilitado para su visita. Además, en determinadas ocasiones se celebran pequeños conciertos en su interior, donde la acústica es realmente espectacular. El precio es de 10 euros y es mejor reservar con antelación, ya que el cupo diario se llena con facilidad.

La Fuente de los Baños, en Montanejos

En la población de Montanejos hay un tramo del río Mijares que cuenta con unas fuentes de agua termal que hace que durante todo el año el agua esté a una temperatura constante de 25º C. La Fuente de los Baños se ha habilitado para poder disfrutar de esa agua y cuenta con una playa artificial. En esta zona hay un quiosco para poder tomar un refresco y desde allí parten varias rutas de senderismo, que recorren las orillas del Mijares e incluso las de algún afluente, como es la ruta de los Estrechos, una de las más espectaculares de la provincia de Castellón. El acceso es gratuito, pero hay que pagar 3 euros por el párking, un dinero destinado a la conservación de la zona. Un consejo. La ruta que parte desde la Fuente de los Baños lleva hasta la presa de Los Estrechos y llegando hasta la carretera se puede acceder sin problemas al aliviadero del Pantano de Cortes de Arenoso, conocido como ‘El Chorro‘. Es una visita que te sorprenderá, ya que es un chorro de agua que surge de la pared y que crea una imagen impactante, además de alimentar de agua el tramo del Mijares que recorre la comarca.

Las islas Columbretes

Las islas Columbretes son uno de los alicientes turísticos más importantes de Castellón, pero también una de las joyas naturales que permanecen inalteradas. Tras muchos años siendo utilizadas como campo de tiro por la marina y la aviación militar, ahora es un espacio protegido por el que vale la pena pasear y nadar. Cada día salen varias embarcaciones hasta el archipiélago y el coste parte de los 60 euros si se viaja en catamarán, con una capacidad de unas 70 personas. Si se realiza el viaje en un barco más pequeño, de unas 10-12 personas, el precio es de unos 110 euros y en velero el precio puede alcanzar los 200 euros.

El MIAU, en Fanzara

Desde hace unos años, la pequeña población de Fanzara se ha convertido en un museo al aire libre gracias a la labor de muchos artistas urbanos, que han dejado su arte en las fachadas de la población. Los murales del Museo Inacabado de Arte Urbano, MIAU, ya superan los 200 y pasear por las calles de este pequeño pueblo de la comarca del Alt Millars ofrece un espectáculo impresionante por la variedad de murales que se pueden encontrar en las paredes. Una cosa importante, al estar por la calle es gratuito y lo mejor, claro, es visitar Fanzara durante la celebración del Festival MIAU. Es el momento en que se pintan los nuevos murales y el pueblo bulle con la actividad. Se celebra a principios de julio y cada edición deja nuevos murales para el disfrute de vecinos y visitantes.

 

La Vía Verde, en Benicàssim

Es uno de los clásicos de las listas de excursiones y actividades a realizar en Castellón, pero es que es uno de los entonrnos más conocidos y atractivos de la zona. La Vía Verde ocupa el antiguo trazado de la vía ferroviaria entre Castellón y Barcelona a su paso entre Benicàssim y Oropesa del mar. Su recorrido tiene unos 5,1 kilómetros y ofrece unas vistas espectaculares de los acantilados de la costa castellonense. También se pueden visitar las dos torres vigías de la zona, a las que se puede acceder abandonando el recorrido principal. Una excelente excursión que se puede realizar a pie o en bici. Hay que ir bien preparado contra el sol y recordar que no hay fuentes de agua potable en el recorrido, aunque sí hay un restaurante a mitad camino, por si necesitamos refrescarnos un poco.

Compartir