El Parque Natural del Prat de Cabanes-Torreblanca está compuesto por una estrecha franja costera de terreno, formado por pequeñas marismas que ofrecen la posiblidad de encontrar una extensa flora y fauna que no se puede encontrar en otros lugares de la Comunidad Valenciana. Se trata del principal humedal de la provincia de Castellón y uno de los menos alterados de la Comunidad Valenciana. Esto lo convierte en uno de los grandes valores del patrimonio natural valenciano.

Este espacio natural está incluido en la Lista de Humedales de Importancia Internacional desde el año 1971, lo que ya acredita su alto valor ecológico para la provincia de Castellón y destaca como ejemplo relevante de uso sostenible de los recursos naturales. Todas las actividades que se realizan en estos humedales, como son las labores de investigación, estudio y enseñanza o las acciones comerciales como la ganadería, la agricultura, caza y pesca, se practican de manera sostenible y regulada. De esta manera, se mantiene el estado natural del entorno natural de El Prat de Cabanes-Torreblanca.

En el Parque Natural del Prat de Cabanes-Torreblanca se pueden encontrar tres tipos de flora: la de los saladares; las propias del cordón litoral y las acuáticas y palustres. En estos tres grupos destaca una flora que está ubicada de manera casi totalmente en la Comunidad Valenciana. El enebro marino, la aristoloquia de flor amarilla, la saladilla fina o la ruda de marjal, una especie endémica como es la ruda de marjal.

En el caso de la fauna, también hay especies que solo se pueden encontrar en esta zona, como son la gambeta, el fartet o el samaruc, especies que también están presentes en lugares como Peñíscola, Benicarló o Vinaròs. La abundancia de aves convierte al Prat de Cabanes-Torreblanca en un lugar privilegiado para la observación de aves. La canestera; el aguilucho cenizo; el carricerín real, la cigüeñela, el avetorillo, el charrancito, el chorlitero patinegro, el pato colorado o la focha común son alguna de las aves que pueden encontrarse en este paraje natural. Algunas aves aparecen en determinadas épocas del año, como el cormorán grande, aguilucho lagunero, el ratonero común, el martín pescador o el pájaro moscón. Además, paran en este humedal una gran cantidad de aves migratorias, tanto en su camino hacia el Sur como en su regreso al Norte. También se pueden encontrar pequeños mamíferos como la rata de agua, conejo y comadrejas, que presentan una población considerable.

A lo largo del Parque Natural del Prat de Cabanes-Torreblanca se han instalado varias zonas de observación, desde la que se puede observar toda la fauna que vive en el paraje natural, sin interferir en su hábitat y con toda tranquilidad.