La gastronomía de Morella tiene una tradición medieval que ha ido desarrollándose a lo largo de los siglos y se caracteriza por platos contundentes y potentes. La climatología, que durante muchos meses del año golpea con frío y hace que se necesite una gran cantidad de calorías para resguardarse del rigor del invierno. Esta climatología favorece además la curación de embutidos y la producción de frutos secos, miel y productos derivados de la ganadería.

La presencia de hierbas aromáticas es también una constante en la cocina morellana, gracias a la gran variedad que existe en los montes alrededor de Morella. La conjunción de todos estos productos hace que se puedan encontrar muchos tipos de platos elaborados con carne y aderezos muy especiales que convierten cada uno de ellos en algo único y especial.

Gastronomia de Morella

La trufa negra, la esencia de la cocina morellana y parte de su tradición gastronómica

Pero si hay algo importante en la gastronomía morellana, eso es la trufa negra. Este hongo crece en los montes alrededor de Morella y está considerado como uno de los condimentos más especiales de la cocina de la comarca. Se trata de un producto muy codiciado y su precio es alto, ya que su producción es escasa y su comercio no está regulado.

El mercado de la trufa se celebra los viernes de temporada, siempre de noche y se negocian los precios del preciado fruto de la tierra. La trufa se utiliza en la cocina para crear platos como el cordero, el conejo o el pollo trufado, con recetas guardadas celosamente por los restauradores morellanos.

 

Para el postre, después de los entrantes como los embutidos, la sopa morellana de primero y la sabrosa carne cuidadosamente elaborada, hay que pensar en la célebre cuajada de Morella, acompañada con miel o un flaó, un postre típico de Morella elaborado con almendra, miel y requesón que suele acompañar el momento final de cada comida.

En la población hay varios restaurantes que siguen la tradición de la gastronomía de Morella que ofrecen platos que hacen que los visitantes disfruten también de Morella sentados en la mesa.