Benicàssim es una población costera moderna, actual e inquieta en la que durante todo el año se celebran eventos destinados a hacer que sus vecinos y visitantes disfruten de un clima excepcional y de unos servicios remarcables. Además, pese a ser una población eminentemente turística, también tiene rincones que invitan a disfrutar de su historia.

Uno de esos rincones está ubicado en la Playa Voramar y tiene como escenario una larga avenida en la que se pueden ver las Villas de Benicàssim, una serie de construcciones que se realizaron a lo largo de los últimos años del siglo XIX y principios del siglo XX que acogieron a un buen número de familias castellonenses y valencianas. Estas Villas, de estilo modernista, siguen siendo uno de los rincones más visitados de Benicàssim.

La Villas de Benicàssim se alzan junto a la playa de Voramar y son uno de los rincones más importantes de la población costera

El origen de las Villas de Benicàssim hay que buscarlo en la construcción de la línea de ferrocarril que unía las ciudades de Castellón y Tarragona. El ingeniero era don Joaquín Coloma, que debido a la larga duración de las obras decidió edificar una villa para su familia. Esta fue la primera de las Villas de Benicàssim y  recibió el nombre de su mujer, Pilar. Así, alrededor de Villa Pilar comenzaron a levantarse más villas, formando un núcleo de casas modernistas que se ordenaban en tres zonas.

La primera se llamó La Corte Celestial. , donde se encontraba la zona más tranquila, mientras que la tercera era el “Infierno“, ya que en ella se celebran ruidosas fiestas que reunían a la sociedad castellonense. Entre ambas se situaba el “Limbo“, que estaba formado por los Jardines de Comín.

Actualmente hay 51 villas, muchas de ellas habitadas en la temporada estival, aunque algunas, como Villa Elisa, pertenecen a instituciones o se han convertido en restaurantes que permiten revivir la zona durante todo el año. En el mes de septiembre se celebra el festival Belle Epoque Benicàssim, en el que se recrea la forma de vida de esa época, con actividades y recreaciones de la época.

También se ha realizado una webserie titulada “Paseo Coloma” que revive esos años dorados de las Villas de Benicàssim en los que se dio en llamar a la zona como “El Biarritz Valenciano“.