Las vias verdes y otros senderos que dispone la provincia de Castellón, ofrecen al turista diferentes opciones para disfrutar del turismo rural en la provincia de Castellón. Realizar ejercicio disfrutando de la naturaleza del interior de Castellón es posible gracias a los senderos y vias verdes de la provincia de Castellón

• Vía Verde de Ojos Negros

A lo largo de 70 km la Vía Verde de Ojos Negros, antigua via ferroviara recorre el sur de nuestra provincia proveniente de la provincia de Teruel, desde Barracas a Sot De ferrer donde se adentra en tierras valencianas.

Del antiguo trazado del ferrocarril no se ha aprovechado todo él para la conversión en vía verde. Ello es debido a que en muchos casos el antiguo trazado ha sido ocupado por diversas edificaciones y carreteras, en especial en el tramo más cercano a Sagunto y a lo largo del recorrido por las obras de construcción de la A-23 (autovía Mudéjar).
Se encuentra dividida en dos tramos:Ojos Negros 1: Parte de la localidad de Algimia de Alfara en Valencia y finaliza en Barracas, última localidad de Castellón antes de entrar en la de Teruel. Tiene una longitud de 70 kilómetros y posee un firme mixto, existiendo tramos de asfalto y otros de zahorra compactada. A lo largo de este tramo existen quince túneles y ocho puentes.Ojos Negros 2: Parte de la localidad Barracas (Castellón) y finaliza en la de Santa Eulalia (Teruel). Tiene una longitud de 91 kilómetros y posee un firme de tierra compactada con tramos de balasto. A lo largo de este tramo existen cinco túneles y 13 viaductos, entre ellos el de Albentosa con una altura de 50 metros a unos 20 km desde Barracas hacia Teruel .

• Via Verde Benicàssim-Oropesa

Esta vía verde se ha creado aprovechando el antiguo trazado del ferrocarril entre Valencia y Barcelona.
La longitud de la vía verde es de 5,6 kilómetros y es totalmente llana. El recorrido transcurre en todo momento bordeando la orilla del mar. Es perfecta para recorrerla con niños aunque hay que tener un poco de cuidado con los ciclistas ya que se comparte el ancho de unos 5 metros dividido en un “carril” de arena a la derecha para los caminantes y la parte izquierda por donde circulan las bicicletas (en sentido Oropesa).
Para acceder desde Benicassim tenemos que coger la avenida Jaime I, hasta la altura del Hotel Voramar donde veremos a la izquierda del mismo un puente metálico que atravesaremos por debajo y tomaremos la calle a la derecha que nos llevará hasta el Hotel El Palasiet. En este punto hay un pequeño parking para nuestro vehículo.
El recorrido comienza con unos pequeños túneles, para a continuación atravesar la urbanización Les Playetes y Torre Bellver, para continuar por la trinchera de la antigua vía hasta llegar a la Torre Colomera.
Esta torre es una construcción que data del siglo XVI y que formaba parte la red de vigilancia contra los ataques de los piratas Berberiscos, junto a la Torre de la Cordá, la Torre San Vicente en Benicassim y el Torreón del Rey en Oropesa.
Siguiendo el camino llegaremos a la zona de la costa denominada La Renegá, muy rocosa, abrupta y que mantiene todavía un número considerable de árboles. Más adelante llegamos al largo túnel (aproximadamente 800 metros) que dispone de un sistema automático de iluminación interior.
Al salir del tunel nos encontramos con el puerto deportivo de Oropesa y ya empezamos a ver los primeros edificios de esta población. La vía verde finaliza en un pequeño parque junto a la Playa de la Concha.

• Vía Augusta

La Via Augusta es la calzada romana más larga de toda la Península Ibérica, con un recorrido total aproximado de 1.500 kilómetros desde los Pirineos hasta Cádiz, atravesando la Comunidad Valenciana a lo largo de unos 425 Km.

• Camino del Cid

El trazado del Camino del Cid está basado esencialmente en El Cantar de Mío Cid.
El anillo del Maestrazgo discurre por carreteras secundarias a través de paisajes y localidades de gran interés cultural y medioambiental.
El recorrido atraviesa las provincias de Teruel y Castellón, y tiene en la ciudad de Onda uno de sus hitos principales. El anillo, con un claro sabor medieval, parte de la turolense Rubielos de Mora para entrar por Villafranca del Cid al Maestrazgo castellonense, hasta llegar a la ciudad de Onda, cuyos gobernantes musulmanes rindieron tributo al Cid, y desde allí regresar al camino principal por los parajes cortados de Montanejos, también tributaria del Campea

• Ruta del General Cabrera

La Ruta de Cabrera trata de acercarnos a la realidad geográfica y cultural del Maestrazgo y de Els Ports, que fue escenario durante siete años (1833-1840) de una sangrienta guerra. Y ahí están los castillos y los palacios, las iglesias, las ermitas, las masías y los barrancos, como recuerdo de un personaje histórico: Ramón Cabrera, el Tigre del Maestrazgo.
La Ruta de Cabrera tiene su eje principal en Morella, en donde se ha levantado una estatua de bronce, de 1.335 kilos y 3 metros y medio de altura, obra de José Manuel García Cerveró, y que representa al renombrado militar carlista. La estatua se ubica en el castillo de Morella, que fue conquistado en enero de 1838 por Cabrera, quien convirtió esta emblemática plaza fuerte en la capital de las tierras del Maestrazgo y de Els Ports que controlaban los carlistas. En Morella se pueden visitar también una serie de edificios y lugares que estuvieron directamente vinculados a la vida de Cabrera, desde las torres y murallas que rodeaban la ciudad hasta el convento de Sant Francesc, en donde los carlistas tenían su cuartel general. También figura en el itinerario la bellísima iglesia arciprestal (en donde funcionaba un hospital militar), la plaza dels Estudis (donde se concentraban los carlistas), el templo de Sant Miquel (transformada en prisión), la plaza del Mercat (en donde se produjo un alzamiento popular con el grito generalizado de ¡Viva Alfonso VI!), la Casa Peret (sede del Gobernador de Morella), la Casa del Marqués de Cruïlles (sede del carlismo local), la Casa de Cabrera (en donde se halla ahora una sucursal de Bancaixa) o el Museo Temps d’Història, en donde se pueden contemplar diversos objetos y documentos relacionados con el carlismo.
La Ruta de Cabrera afecta a toda la Tinença de Benifassà, un territorio agreste, hermoso y escasamente poblado. Allí podremos visitar el Monasterio de Santa María (cartuja medieval ocupada por monjas de clausura y que Cabrera destinó a cuartel de instrucción militar, hospital y prisión), Herbés (en donde está el castillo del Barón de Herbés, primer personaje importante que apoyó la causa del pretendiente don Carlos), Ballestar (en donde funcionó una fábrica de municiones), Fredes (en donde se hallaba la imprenta del ejemplo carlista), el Boixar (en donde el ex – seminarista Ramón Cabrera fue ascendido a sargento, iniciando allí su carrera militar) y Castell de Cabres (en donde los carlistas tenían un cuartel en la finca El ases, a la vez que elegían para sus reuniones la ermita de Sant Cristòfol y transformaban la iglesia de Sant Llorenç en refugio fortificado.
En Els Ports, en el entorno de Morella, la ruta nos conduce hasta algunas poblaciones de gran interés por su relevante patrimonio arquitectónico, como son Forcall (cuya iglesia parroquial fue fortificada y el antiguo convento de Dominicos fue utilizado como hospital y cárcel), Cinctorres (en donde se halla la Roca Parda, paraje utilizado como refugio de los carlistas, por la abundancia de cuevas),
Todolella y Vallibona.
También destacan en la Ruta de Cabrera Vilafranca (cuyo ayuntamiento gótico fue tomado por las tropas carlistas, y en cuyo término se halla el Pla de Mosorro y la Torre Leandra, que fueron escenario de una batalla) y Zorita (cuyo santuario de la Balma fue refugio carlista y en cuya iglesia parroquial se recibió al pretendiente a la Corona de España, don Carlos). Capítulo aparte merecen poblaciones del Maestrat incluidas en la Ruta de Cabrera como Sant Mateu, Benicarló, Vinaròs, Traiguera, Albocàsser, Rosell, Catí y Xert. Y, al sur de Morella, otras dos poblaciones justifican sobradamente su inclusión en este itinerario turístico-cultural: Vistabella del Maestrazgo, en las inmediaciones del majestuoso Penyagolosa, y Ares del Maestre.

• Camino San Juan hasta el río y vuelta

Iniciamos con la ruta de pequeño recorrido, desde Torás hacia el camino de San Juan, alrededor del cual son todo campos de regadío con cultivo de hortalizas, almendros y olivos, al final del cual se encuentra la caseta de San Juan, utilizada en la antigüedad como refugio de transeuntes en días de tormenta; seguimos la bajada hacia el río Palancia, empezamos a escuchar el alegre canturreo de sus aguas, y los trineos de diversos pajarillos que se aproximan a saciar su sed, la bajada es muy empinada.
Por sus alrededores se encuentran los romeros impregnando el aíre con sus fragancias, una vez en el río, si nos aproximamos sigilosos, veremos saltar las truchas jugando en el agua; es un tramo del río donde se puede practicar la pesca sin muerte, con varios pozos y remansos de agua que sirven como refugio y criadero de la trucha arco-iris autóctona del río Palancia.
El paraje es pintoresco con sus olmos y juncos, muy adecuados para relajarse en contacto con la pura naturaleza, ya que se trata de un paraje salvaje donde no ha entrado la mano del hombre.
El regreso se puede hacer por el mismo camino que hemos ido, o cruzar el puente y subir a Bejís donde cogeremos la carretera hacia Torás.

 • Torás-Fuente Camarillas-Pantano-Estación-Agua Mala-Portera- Torás

Una ruta de largo recorrido obligatoria es, desde el pueblo hasta la Estación haciendo un descanso en la fuente Camarillas, de inmejorables aguas, y una vista fabulosa con el pantano lleno de agua, donde se pueden dar un chapuzón en verano.
Continuamos el recorrido hacia la estación, si se hace en primavera están todos los campos llenos de flor, desprendiendo sus suaves fragancias, ya que en esta zona la mayor parte de los cultivos son almendros. Ya en la estación estamos rodeados de pinos que nos ofrecen sombra y frescor, para proseguir el camino tomamos el de la derecha hacia el pulmón del Alto Palancia, durante cuatro kilómetros atravesamos el pinar del Agua Mala, con sus rocas de losa de rodeno dando un aspecto rojizo al terreno, también encontramos minerales como pirita y cuarzo.
En otoño es un pinar muy fértil para la recolecta de hongos como el rebollón y la seta de chaparra muy valorada por su fineza y sabor, seguimos hasta el valle de la Portera, hacia la carretera y vuelta al pueblo.

• Chorrillo-Camarillas-Fuente Malaño- Atalaya

Desde la Glorieta, iniciamos el camino por una senda despejada hacia la fuente del chorrillo, uno de los lugares donde se encuentran algunos de los últimos olmos de la Comunidad Valenciana. A lo largo de la senda nos encontramos con la cequia para riego de los cultivos de esta zona que se abastece de la fuente del Chorrillo.
La climatología de esta zona conjuntamente con la humedad de sus paredes, es idónea para que se desarrollen las violetas, embelleciendo todo el camino por sus contrastes de color ( se mezclan colores violeta y blanco) tan difíciles de ver en parajes silvestres, todos los rincones están llenos de romeros, tomillos y espliego, en algunas rocas podemos encontrar té y poleo silvestre, también infinidad de esparragueras, que si la primavera el lluviosa podemos recolectar esparragos trigueros auténticos, para hacer la cena.
Es muy saludable beber agua directamente desde la fuente, si se puede aguantar su frescura directa desde el manantial y descansar en los bancos observando el paisaje que ofrece el barranco con los olmos.
Seguimos a monte través hacia la fuente Camarillas, pasando por el molino viejo, un enorme salto de agua que aprovechaban antiguamente para moler el trigo, a continuación llegamos a la balsa de los moros, y arriba está la cueva donde se encuentra nuestra Virgen de la Cueva Santa.
Seguimos por el pantano hasta la fuente Camarillas, descansamos y continuamos el recorrido hasta la fuente malaño, fuente de mal presagio para agricultores y ganaderos, cuando hace su aparición, es como el nacimiento de un río, saliendo agua de todas las partes, debajo de las piedras, al lado de los troncos de los árboles, desde las mismas entrañas de la tierra bulle el agua al salir, arramblando todo el camino hasta el barranco de las cuevas. Seguimos atravesando la atalaya rodeada de almendros hasta el pueblo.

• Chorrillo-Pocico San Vicente- Cantera- Arenales- Toras

Desde el chorrillo continuamos hacia el pocico San Vicente, que abastecía el agua para la cantera de piedra que hay a la derecha, piedra especial que se usaba para construir hornos de leña, desde allí podemos apreciar el paisaje del barranco desde el otro lado, y nos adentramos en los arenales, terraplenes de arena y graba naturales, rodeados de pinos hasta la carretera.

• Toras-Sabinar- Masia Los Planos- Hoya Elvira- Serretilla- Alto del Navajo- Alto de la Cruz- Atalaya- Torás

Salimos desde Torás hacia el sabinar, zona de romeros, monte bajo y rocas porosas, creando figuras al antojo de la naturaleza, y criando entre sus poros multitud de plantas silvestres, utilizadas para adorno de jardines. Seguimos hacia la masía de los planos donde habitaban los lugareños que cultivaban las tierras de esta masía.
En dirección al cerro nos encontramos con la antigua masía de la Cerrada lugar donde nació y se crió el Ilustre SR. D. ANTONIO PONS.
Continuamos hacia la hoya elvira pasando por un enorme pinar, lugar donde se situan las lindes de los cuatro términos municipales que son:
Torás, El Toro, Barracas y Viver.
En la cima de la hoya elvira esta el pozo de agua que abastece a la población y el riego para sus cultivos. Seguimos por la serratilla, zona de multitud de sabinas albares, una de las especies protegidas más valoradas en cuanto a ecología, también carrascas silvestres, de las cuales se recolecta la trufa negra, (tuber melanosporum), hongo muy apreciado culinariamente por su aroma y sabor.
Subimos la montaña al Alto del Navajo, situado a 1104 metros de altitud sobre el nivel del mar, donde se puede apreciar todo el término de El Toro, Barracas, Viver, Pina de Montalgrao, Jérica, Altura, Sacañet y Bejis, desde este punto bordeando la colina del límite de El Toro y Torás llegamos al Alto la Cruz a 1121 metros de altitud, punto más alto del términos, la vista que ofrece es inmejorable, dado su variedad de contrastes entre cultivos, rocas, vegetación y el azul de las aguas del río Palancia, que desde este punto apreciamos todo su nacimiento. Descendiendo hacia la Atalaya observamos el principal cultivo de Torás, “los almendros”, la atravesamos y continuamos hacia Torás.

• Ruta Toras – La Cabezada-Rincón de Almorzares-Peña Roya-La Muela- El Cerecillo-Regajo-Torás

Salimos desde Torás hacia la cabezada, zona ganadera, nos adentramos en el rincón de almorzares un fabuloso pinar custodiado por la peña roya, roca emblematica recubierta de hiedras.
Siguiendo el camino del bolaje subimos a la muela, límite entre Torás y Teresa, continuamos al cerecillo, zona apropiada para la cria del zorro ibérico, pasamos por los corrales del regajo donde se unen el barranco del sapero, el barranco hondonero y el barranco del cantalar, después de admirar el paisaje continuamos hacia Torás.