Benicàssim es la cuna de los principales festivales musicales de la provincia. No solo acoge el muy conocido FIB, que se celebra durante el mes de junio, sino que a finales de agosto acoge el Rototom Sunsplash desde el año 2010.

Este festival nació en el año 1994 y reunió a los principales grupos de este estilo musical en un formato de dos días, organizado por una prestigiosa discoteca alternativa de la ciudad de Spilimbergo, Pordenono. En 1996 creció hasta los tres días y se trasladó hasta Latisana.

En el año 2010 se decidió abandonar Italia y traerlo a España, concretamente a Benicassim. En su nueva ubicación se conjuga la cultura jamaicana, la música reggae y la concienciación social, alejada de las banderas, religiones y otras cuestiones, buscando la unión de todos en un ambiente de cordialidad y relajación.

Los conciertos se celebran al atardecer, pero durante todo el día se celebran mesas redondas, cursillos de percusión, danza y otras actividades para poner en marcha a los asistentes y hacerles participar de todas las propuestas que se realizan en el recinto del festival.

El mercado alternativo también es uno de los alicientes del Rototom Sunsplash, en el que se pueden encontrar artículos artesanales. Además, las distintas paradas de comida acerca a los asistentes la gastronomía de otros países, presentes en el evento a través de distintas actividades.

Además de la música y estas actividades se puede asistir a conferencias y mesas redondas donde se debate sobre algunas situaciones sociopolíticas, con la presencia de algunos ponentes de la categoría de la Premio Nobel de la Paz Shirin Ebadi, el humorista Leo Bassi o la activista india Vandana Shiva.

En el Rototom Sunsplash se une la música de la isla Jamaicana, con artistas como Rita Marley, Ziggy Marley and the Melody Makers, viuda e hijo del mítico Bob Marley, y la concienciación social junto con actividades para toda la familia durante ocho días.