Ribesalbes (Castellón) se ha incorporado recientemente a la Red de Sellado del Salvoconducto del Camino del Cid y lo hace con un sello que alude a su producción cerámica, de larga tradición árabe. En el siglo XVIII, y debido a la excelente calidad de su arcilla, se instaló una fábrica de loza que sería el origen contemporáneo de la industria ceramista actual, caracterizada por su rica policromía y sus decoraciones florales. En 1850 existían 12 fábricas de loza y cuatro tahomas de barniz, y en el siglo XX se produjo la industrialización del municipio.

El Salvoconducto es la credencial que llevan los viajeros del Camino del Cid en la que reciben los sellos de las diferentes poblaciones que forman parte el itinerario. El Salvoconducto recuerda el documento que durante la Edad Media se utilizaba para asegurar el paso libre y seguro de viajeros y mercancías.

Actualmente en la provincia de Castellón sellan 34 localidades que, a su vez, ofrecen al viajero del Camino del Cid un total de 73 puntos de sellado. Todos los sellos – diseñados por Julián de Velasco – aluden a algún elemento significativo de la población a la que representan.

Junto a Ribesalbes, el viajero puede sellar su salvoconducto en Almenara, Altura, Arañuel, Atzeneta del Maestrat, Benasal, Burriana, Caudiel, Chilches, Cinctorres, Cirat, Culla, Espadilla, Font d´Ensegures, Forcall, Castellón, Jérica, La Llosa, Les Useres, Mascarell, Montán, Montanejos, Morella, Navajas, Nules, Olocau del Rey, Onda, Portell de Morella, Puebla de Arenoso, Segorbe, Todolella, Toga, Torrechiva, Vila-Real y Villafranca del Cid.

Ribesalbes forma parte del Anillo del Maestrazgo, ruta del Camino del Cid preparada para ser recorrida por cicloturistas de carretera o por vehículos a motor. Aquellos viajeros que quieran sellar en Ribesalbes pueden hacerlo en el ayuntamiento de la localidad ubicado en la Plaza Nueva, número 1.