Una de las banderas que más orgullosas ondean en las playas de Castellón son las Banderas Azules que reconocen la excelencia de las playas de la provincia. Pero hay otras banderas que también ondean y que son importantes a la hora de conocer el estado del mar y si es seguro o no adentrarse en el agua.

Las banderas que ondean junto a los puestos de observación de los socorristas de las playas indican si es seguro entrar en el agua y señalan la seguridad de un agua tranquila y sin contratiempos o la prohibición de entrar en el agua, por el riesgo que supone hacerlo en momentos de marejada o mal tiempo.

La bandera verde señala que no hay riesgo, que todo va bien y que no existe ningún problema en la playa que impida disfrutar de un buen baño. Pero aún así, hay que ser precavido y no bajar la guardia en ningún momento. Aunque el mar esté tranquilo, hay que conocer siempre las propias limitaciones para evitar riesgos innecesarios.

La bandera amarilla no significa la prohibición del baño, pero tampoco que sea seguro el meterse en el agua. Advierte del riesgo que supone tanto un mar algo alterado como la presencia de algún animal que puede representar un cierto riesgo, como el avistamiento de medusas. Se prohibe el baño en lugares donde el bañista no haga pie con la cabeza fuera del agua, y siempre extremando las precauciones por si la situación cambia y se pasa al siguiente nivel, la bandera roja.

La bandera amarilla exige extremar las precauciones por la presencia de corrientes fuertes, que pueden causar algún riesgo y es mejor mantenerse cerca de la orilla y si se produce cualquier situación de peligro, como el ser arrastrado por el efecto de las olas o la resaca, es mejor salir.

Por último, la bandera roja prohibe de manera terminante el baño en la playa. Puede ser a causa del mal tiempo, que provoca olas y corrientes peligrosas en el mar, pero también por otras causas, como la presencia de animales, como medusas, o si las analíticas de salubridad del agua indican que hay riesgo para la salud de los usuarios, como ha ocurrido en varias playas de la provincia de forma puntual.

Los servicios de vigilancia y seguridad de las playas de Castellón no ponen las banderas por gusto, sino para evitar riesgos y a causa de las condiciones climatológicas puntuales. Obedeciendo estas señales visuales, podemos evitar riesgos y ponernos en peligro. Respetemos la señalización y evitemos riesgos innecesarios para disfrutar a lo grande de estas playas tan maravillosas.