El Parque Natural del Peñagolosa tiene una superficie de 1.094,45 hectáreas y en él se encuentra el pico más alto de la Comunidad Valenciana, el Peñagolosa. Este pico tiene 1.814 metros y está considerada el techo de la Comunidad Valenciana, aunque realmente este honor recae en el Cerro Calderón, en la provincia de Valencia, y que apenas mide 25 metros más que este pico.

Los bosques que se pueden encontrar en el Parque Natural del Peñagolosa están compuestos por pino carrasco y encina por debajo de los 1.000 metros, aunque a partir de esa cota se pueden encontrar pino negral y pino rodeno, que crecen mejor en el tipo de tierra que se encuentra en esa zona. También se pueden encontrar sabinas, tejo, tilo y roble valenciano. A lo largo del Parque Natural se abren varias sendas señalizadas para la práctica del senderismo en rutas que llevan incluso al pico de la montaña.

En lo que se refiere a la fauna, hay muchas especies que viven en la zona. Entre los animales que se pueden ver grandes aves rapaces como el águila real y el águila perdicera. En lo que respecta a los mamíferos, encontraremos el gato montés, la cabra montesa, la jineta y el tejón, entre muchos otros.

En el Parque Natural del Peñagolosa se encuentra también el Santuario de San Juan de Peñagolosa, que cuenta con un restaurante y un albergue, de manera que se puede pasar la noche en él, bien en habitaciones con varias literas como en habitaciones más pequeñas. A este Santuario llegan varias peregrinaciones desde poblaciones de Teruel y de Castellón. Entre ellas, destaca la que parte de Les Useres y que conduce a los 13 Peregrins de Les Useres hasta este enclave.

El acceso hasta el Santuario de San Juan suele ser sencillo, pero en determinadas ocasiones en invierno se producen nevadas que dificultan el acceso. Pese a estas circunstancias, el Parque Natural del Peñagolosa tiene varias rutas de senderismo que ofrecen vistas espectaculares de la provincia de Castellón, aún y cuando se hayan producido nevadas. Es uno de los lugares preferidos para los aficionados a la montaña y es muy común ver a excursionistas en la zona durante todo el año. En el pico del Peñagolosa hay una pequeña cabaña de piedra, que se utiliza como refugio en caso de necesidad.