El día del 4 de febrero de 2015 ha despertado con un aspecto bastante diferente a lo que nos tiene acostumbrado el clima de la provincia de Castellón. Con una temperatura mínima de 5º, la previsión del tiempo aseguraba ayer que hoy había posibilidad de granizo pero que no se sufrirían tormentas por la zona de Castellón.

El granizo sin tormenta que se esperaba se ha traducido definitivamente en agua-nieve, lluvia que cae como copos de nieve pero que se deshace al caer sobre el suelo. Dependiendo de la temperatura y de la altura, este agua nieve ha llegado a cuajar y nos ha ofrecido bonitos paisajes y panorámicas en playas y montañas de Castellón.

En esta página podéis ver dos imágenes preciosas del Desierto de la palmas de Benicàssim nevado hoy mismo. Sin duda, un aspecto completamente distinto al que nos tiene acostumbrado.

Los grandes contrastes de colores, los azules y verdes saturados del clima habitualmente soleado y caluroso se han convertido en blancos y grises fríos que se reflejan en el cielo y en el mar de las playas castellonenses, tal y como podemos ver en las imágenes.

Se espera que a mediados de esta tarde del 4 de febrero este agua-nieve cese y vuelva poco a poco el sol a Castellón.