Es evidente que en los últimos años se está produciendo en la “nostra terreta” un desplazamiento del ocio nocturno al “tardeo”, lo cual ha permitido que cada vez haya mayor oferta musical en la provincia, siendo ya frecuente las “quedadas” para ver a grupos de Castellón, como los Replicantes, los Kasparov o los Amor de Madre. Pero este fin de semana pasado en el panorama musical de Castelló se dio un paso más hacia adelante. En la plaza de Toros de Castellón, y gracias a Míticos 80, una gran parte de “nuestros grupos” compartieron escenario con varios de los grupos más relevantes de la época dorada del pop español, los 80, como son La Unión, La Frontera y Los Rebeldes.

Todos los factores estaban en el ruedo: los grupos de Castellón; los grupos con mayor tirón nacional, una gran organización que medía milimétricamente los tiempos y puso una asequible oferta gastronómica a los asistentes… y ante todo ello, Castellón respondió, y agotó el “papel” de la taquilla.

Una velada con sabor a Rock and Roll clásico, en la que se respiró en todo momento un gran rollo en el ambiente, desde la misma apertura, donde el gancho de los Replicantes y el cachondeo eléctrico de los Kasparov fueron un preámbulo perfecto para dar paso a una Frontera en plenitud, en un concierto donde los de Javier Andreu deleitaron a los fans con clásicos de las distintas etapas y trayectorias de la banda, con un público que coreó entregado himnos generacionales de la fuerza de “En los límites del bien y del mal” o “Judas el Miserable”.

La noche fue abriéndose camino con Hot Coyotes – con su originalidad creadora en el panorama musical castellonense- , y unos Juan Nadie – siempre directos e intensos- que rindieron un homenaje sentido a todo un referente en la historia musical de La Plana, el gran Juan Antonio Morcillo al que tanto se le sigue echando de menos.

Con La Unión, se vivieron quizá los momentos más emotivos de la noche. Rafa Sánchez lidera un grupo que ha sabido adaptarse a los tiempos, modernizando su estilo. Los temas clásicos se entrelazaban con los más modernos, en perfecta armonía, hasta que llego el momento de la noche, el “Lobo Hombre en París”. Fue entonces cuando Rafa Sánchez demostró que sigue sabiendo lo que es un show, logrando sintonizar con un público entregado al que constantemente instaba a aullar y sacar el lobo que llevaban dentro.

Amor de Madre – veteranos referentes de la música de Castellón- y su repaso a los éxitos más discotequeros precedieron al último concierto de la noche: Los Rebeldes. Carlos Segarra y compañía, en plenitud de energía nos regaló un repaso a grandes hits de su carrera en un concierto que culminó en todo lo alto y donde no faltó a la cita los homenajes a Elvis y Eddie Cochran.

Un gran día, un gran homenaje a la música y una ciudad que respondió a lo grande. Cita de altos vuelos. Salud y Rockn Roll. .. y hasta la próxima.

Compartir