En pleno centro de Onda, se esconde una pequeña plaza porticada que es una de las entradas al Casco Histórico de la población. Se trata de la Plaza de Isaac Peral o Plaza del Almudín, aunque si preguntas por ella, has de hacerlo llamándola La Font de Dins. Este es el  nombre popular de la plaza, dando protagonismo a la fuente de cuatro caños que se alza en el centro.

Durante siglos, esta plaza fue el principal mercado de grano y otros productos agrícolas, al que llegaban los campesinos y vecinos de la población para hacer negocios relacionados con estos temas. Los arcos sirvieron de escenario para muchas jornadas de mercado y hoy, restaurados, conforman el marco de una plaza con varios siglos y que permite iniciar la subida al Castillo de las 300 Torres.

En una de las fachadas del lado Norte hay un bonito reloj de sol que permite conocer la hora solar y que aporta esa visión antigua complementaria a la esencia misma de la plaza. Antiguamente la plaza contaba con cuatro accesos, aunque el tiempo ha hecho que desaparezca uno de los flancos y hoy exista un gran acceso, que es actualmente el principal. En cada esquina, a excepción de una, hay pequeños callejones que sirven para llegar hasta el Casco Histórico.

La Font de Dins permite al visitante recuperar fuerzas gracias a las terrazas que se abren en ella, donde poder disfrutar de un refresco con su tapa o montadito o quedarse a comer, merendar o cenar, ya que también se trata de restaurantes que ofrecen menús del día y carta. En la calle posterior a la plaza también se pueden encontrar restaurantes y tiendas de productos típicos de la provincia de Castellón, para llevarse un pequeño souvenir y disfrutar de los productos de Castellón en casa.