Un festival musical de verano es uno de los mejores lugares donde disfrutar en estos días de calor y sol. El ritmo que urge de los diferentes escenarios provocan una agradable sensación de libertad y diversión que permite sumergirse en la noche para disfrutar hasta la madrugada e incluso más allá. Pero hay festivales que también son adecuados para toda la familia, incluyendo a los más pequeños.

Aunque la noche no es, obviamente, el mejor momento para los niños, pero durante el día hay actividades que pueden resultar muy agradables para ellos. El Rototom Sunsplash, el gran festival dedicado a la música reagge, la concienciación social y el cuidado del medioambiente. Pero entre todo esto, también hay un rincón para disfrutar en familia y sobre todo, para la diversión de los más pequeños.

En el espacio Mágico Mundo se ha pensado en crear un espacio para que los más pequeños asistentes al festival puedan dar rienda suelta a su imaginación y tenga además la oportunidad de descubrir todos los temas que se pueden ver en el Rototom Sunsplash. Y esto incluye desde los talleres creados especialmente para ellos como la música, que tiene un especial protagonismo durante esta edición.

La música en directo estará a cargo de ‘Yo Soy Ratón’ y ‘Reggae per Xics’, que actuarán el primer y el último día del festival. También tendrán lugar alguna actuación por parte de los artistas del AfricanVillage. Boniface Ofogo (Camerún) o Edú Gorsy (Guinea Ecuatorial) son alguno de los que ofrecerán esos espectáculos en los que permitirán a los niños y niñas descubrir tanto instrumentos como cuentos tradicionales de sus países.

Un taller de microteatro-foro a cargo de Clementinas, charlas sobre la importancia del juego en la infancia y otros talleres familiares son también parte del programa del Rototom. Además, el festival de reagge se ha unido al Formigues Festival, que participará en el espacio para niños del festival con un taller de máscaras africanas, que los asistentes podrán disfrutar en el gran pasacalle que se celebrará el día 19 de agosto el último día del festival.

Este espacio permitirá que las familias y los más pequeños puedan disfrutar de un festival que va más allá de la música y que busca unir a todos los asistentes con temas y talleres para vivirlo juntos.