El Rototom Sunsplash ha bajado el telón de su edición 2017, centrada en el continente africano con cifras que demuestran una vez más que este festival es uno de los más potentes del mundo. Hasta Benicàssim se han acercado visitantes de varios países, atraídos por la magia de la música reagge y una amplia oferta extramusical que tiene la cooperación social y el respeto al medio ambiente como ejes principales.

Visitantes de hasta 98 países han bailado y vibrado con la propuesta del Rototom Sunsplash durante los ocho días que ha durado el festival, con personas venidas de Francia, Reino Unido, Italia, Bélgica, Alemania, Suiza, Austria y Holanda, por destacar alguno de los grupos más numerosos de asistentes. Y entre ellos, un público familiar que también ha sido bien recibido en el mini-planeta que se crea en el Recinto de Festivales de Benicàssim.

De hecho, han sido aproximadamente 1.300 menores los que han podido disfrutar de la oferta complementaria del festival cada día. En total, han sido 13.000 los que se han contabilizado durante los ocho días en que se ha celebrado el Rototom. También hay que destacar la presencia de unos 1.400 mayores de 65 años y 950 personas con discapacidad que cada día han asistido al Rototom. En total, han sido 11.200 y 7.600 en total.

Pero el alcance del festival benicense ha ido mucho más allá, ya que su página en Facebook ha sido visitada 8 millones de veces y la cuenta de Instagram ha sido impresa más de 2,5 millones de veces en los dispositivos móviles de sus seguidores por todo el mundo. La retransmisión en streaming de los conciertos ha llegado hasta 2 millones de personas por todo el mundo, que han podido disfrutar de los conciertos en sus dispositivos gracias a esta iniciativa.

Se han ofrecido 446 horas de actividades, con 348 espectáculos y 183 actividades extramusicales. El Foro Social ha ofrecido 18 ponencias y la Reagge University ha sido el escenario de 36 eventos repartidos a lo largo de los ocho días.

En cuanto al compromiso medioambiental, la idea del vaso de plástico reutilizable en propiedad ha sido todo un éxito, ya que con la compra del vaso, se ha podido recaudar hasta 11.000 euros, que se destinarán a la compra de un vehículo adaptado para los usuarios de la Asociación de Esclerosis Múltiple de Castellón, sin olvidar la cantidad de residuos que se ha evitado con esta iniciativa.

La instalación de fuentes de agua también ha evitado la compra de botellas de plástico, por lo que el recinto se ha beneficiado de un aumento de la limpieza y la eliminación de más residuos que afean la zona que no son nada agradables para el medio ambiente.

En resumen, una edición que se cierra con el éxito esperado y que traerá de nuevo al Rototom Sunsplash a Benicàssim el próximo año, que representará el 25º aniversario del festival.