Un pueblo pequeño, un nutrido grupo de artistas y cientos de visitantes que, normalmente, pasarían de largo al circular por una pequeña población que no parece tener nada especial. Eso es el MIAU, el Museu Inacabat d’Art Urbà, que desde hace cinco años ha convertido Fanzara en uno de los epicentros del arte urbano. Con apenas 600 habitantes, Fanzara tiene en muchas de las fachadas de sus casas obras de arte firmadas por alguno de los artistas urbanos más importantes del mundo. Los artistas se acercan hasta este pequeño pueblo del Alto Mijares para dejar su impronta en las fachadas, bien sea en obras de pequeño formato como en grandes murales que se ven desde lejos.

Cada año son varios los artistas invitados a realizar los murales que quedan imborrables en las fachadas de las viviendas particulares. Durante los días que dura el MIAU los artistas conviven con los vecinos, incluso viven en sus casas y son partícipes de la vida diaria de una población pequeña del interior de Castellón. Los visitantes, que durante este fin de semana se han acercado a descubrir las obras propuestas por los nuevos artistas, se cuentan por cientos. No es un festival multitudinario, ni se pretende que lo sea. La sostenibilidad y la esencia del pueblo y su día a día se mantiene inalterado, sin masificaciones.

Nuevos murales para un pueblo que se ha convertido en museo

Este año se han habilitado nuevas zonas para los visitantes. Para comenzar, se ha abierto una zona de descanso para los visitantes en el centro del pueblo, donde se puede comer y disfrutar de un refresco tranquilamente. También se ha presentado el Festival 3+1 Intertrànsit, que se celebrará en Onda del 13 al 15 de julio. Danza a cargo de Pepa Cases y Zukdance Performing Arts Company, además de las actuaciones del contrabajista Dani Chiva, Desvelados, el MIB Organ Trío, A Quatre Cordes y Dj Pegueroles pusieron la nota musical a un festival artístico que cada año va a más.

Los murales de este año han sido realizados por Axel Void, Bifido, Boa Mistura, Carlos Callizo, Dan Ferrer, Jofre Oliveras, Elsa Guerra, el duo argentino Medianeras Murales y Tono Cruz. Además, las calles tuvieron también presentes las intervenciones urbanas de Pink Intruder. La temática de cada uno de los murales queda siempre entre los artistas y los dueños de la vivienda a decorar, que se ponen de acuerdo entre ellos para determinar el diseño final. Los organizadores no saben qué va a dejar cada artista, por lo que todo resulta mucho más atractivo y fresco.

Fanzara quedará cubierto por nuevos murales, que se podrán descubrir paseando por las calles del pueblo una vez terminados. Una excusa más para moverse por la provincia de Castellón y descubrir sus encantos.