Las playas de Castellón son uno de los grandes alicientes que tenemos en nuestra provincia y como el auténtico valor que son, hay que mantenerlas limpias y bien conservadas. Y eso es cosa de todos, porque los usuarios somos los primeros que tenemos que tener cuidado con ellas, evitando que se conviertan en lugares sucios y en los que no nos guste estar.

Por eso, vamos a darte unos pocos consejos para mantener nuestras playas limpias, saludables y además, podamos estar todos en armonía en estos espacios que disfrutamos en verano, tanto los castellonenses como los miles de visitantes que eligen nuestras costas para pasar unos maravillosos días de descanso y ocio.

1 – La playa es de todos. Esta es la primera norma que debemos conocer. Todos tenemos derecho a estar en la playa, así que no vale madrugar para colocar la sombrilla en la arena e irse a casa otra vez para volver al cabo de unas horas. Todos queremos disfrutar de la primera línea de playa, pero a veces no puede ser y tenemos que estar un poquito más atrás. Y no pasa nada.

2 – El espacio personal es importante. Sabemos que hay mucha gente en la playa, pero es importante mantener un poco de espacio con el vecino de toalla. No cuesta nada caminar un poquito más por la arena de la playa hasta encontrar un espacio que se amolde a nuestras necesidades sin tener que molestar a nadie. Además, si nos ponemos a jugar a las palas, la pelota o a cualquier otra cosa, hay que mantener una distancia con la gente que quiere descansar y no les tiraremos la pelota o la arena encima. Puede ser un poco de sacrificio, pero la convivencia es importante.

3 – Fumar, una actividad que puede molestar. Aunque las playas son espacios abiertos, hay mucha gente, y además, niños. No suele estar prohibido fumar en las playas, aunque hay algunas que pueden tener zonas libres de humo. Si hay mucha aglomeración de gente, hay que pensar que el humo puede molestar, así que es mejor apartarse un poco para fumar con tranquilidad. No se trata de prohibir, sino de tener un poco de consideración con los demás. A la hora de tirar la colilla, hay que tener consciencia de que esto es bastante desagradable. En las oficinas de turismo de muchas playas hay ceniceros con forma de cono y tapa, que permiten tirar las colillas y tirarlas a la papelera al salir.

4 – Comer y recoger. La posibilidad de hacer un picnic es muy sugerente, pero hay que tener en cuenta que después hay que recoger toda la basura que produzcamos. Es decir, hay que dejar una o varias bolsas para ir recogiendo las botellas, latas de bebida, paquetes de patatas o cualquier otra cosa, para evitar ensuciar el espacio que ocupamos en la playa. Da igual si comemos o si solo tomamos unas bebidas. No debemos dejar nada en la arena. Hay papeleras y contenedores de basura en todas las playas, así que hay que evitar dejar nada allí. Más, si vamos a una de las pequeñas y bonitas calas de la costa castellonense, que están menos masificadas y tienen un ecosistema que hay que proteger y mantener.