Ya ha llegado el tan esperado verano y hay que comenzar a disfrutar del calorcito y el sol. Pero, como cada año, se esperan momentos en los que las temperaturas serán algo más elevadas de lo normal, con las temidas “olas de calor” y tenemos que estar preparados para poder afrontarlas sin riesgos.

Castellón es una provincia que recibe varias de estas “olas de calor” a lo largo del verano y hay que ir con cuidado. Sabemos que conoces todas las recomendaciones que se hacen para evitar que este calor nos afecte demasiado, pero no está de más que te la recordemos. Vamos allá.

  • Beber aunque no se tenga sed: Ante las altas temperaturas, siempre hay que beber mucho líquido. Los refrescos están bien, pero tienen demasiado azúcar, así que es mejor olvidarse de ellos. La cerveza también entra muy bien fresquita, pero es alcohol. Bebe, pero bebe agua. Y mucha.
  • Come fruta: La fruta es rica en agua, así que si hay que comer, es mejor disfrutar de frutas como la sandía, los melocotones y otras frutas que permitan la hidratación. Mejor olvidarse de comidas fuertes y de difícil digestión, que pueden incrementar la sensación de calor.
  • No te expongas al sol: Nos encanta tomar el sol, sí. Pero es mejor no hacerlo durante las horas de mayor intensidad, las comprendidas entre las 12 del mediodía y las 16 horas. A partir de esa hora baja el sol y las temperaturas comienzan a bajar un poco.
  • Evita el ejercicio físico en las horas centrales del día: Hay veces que no se puede evitar, pero si has de salir a correr o a practicar deporte, mejor hazlo por la tarde o muy pronto por la mañana. La temperatura es más suave y no produce tanto agobio. Salgas a la hora que salgas a hacer deporte, bebe la suficiente agua para mantenerte hidratado.
  • Viste con ropa ancha y colores claros: Los colores claros son más adecuados para resistir el calor. Además, una ropa algo ancha puede ayudar a evitar la sensación de calor. De todas maneras, es mejor evitar el salir a la calle en esas horas en las que hace más calor.
  • Ante cualquier síntoma de malestar, para: El calor puede afectar de maneras muy diferentes, así que hay que estar atento. Ante dificultades al respirar, un cambio en el ritmo cardiaco, boca reseca, escalofríos repentinos o un cansancio repentino, busca una sombra o entra en una cafetería con aire acondicionado y bebe. Descansa un poco y si los síntomas no remiten, acércate al médico o pide ayuda. Los golpes de calor pueden ser peligrosos y no hay que quitar importancia a estos síntomas.

Y, en la playa, protección solar y no hace falta estar todo el rato al sol. Lleva una sombrilla o alquila una, porque aunque quieras ponerte moreno o morena enseguida, hay que disfrutar también de la sombra.

Compartir